Nš22 Aņo 3
 
 editorial || articulos || eventos || cursos || becas www.ciudadaniasexual:
 
ARTICULOS &
ENTREVISTAS


Entrevistas

  1. DERECHOS SEXUALES, DERECHOS REPRODUCTIVOS, VIH/SIDA:
    APORTES PARA UN BALANCE REGIONAL 2006

    Marcelo Ferreira, Violeta Barrientos; María Luiza Heilborn, Angela Freitas; Susanna Rance;  Pedro Chequer y Richard Stern, dan sus aportes
 
 


Desarrollo Entrevistas

DERECHOS SEXUALES, DERECHOS REPRODUCTIVOS, VIH/SIDA:
APORTES PARA UN BALANCE REGIONAL 2006

Marcelo Ferreira, Violeta Barrientos; María Luiza Heilborn, Angela Freitas; Susanna Rance;  Pedro Chequer y Richard Stern, dan sus aportes

Tema: Derechos Sexuales

“Un año de logros, pero hay un desfase entre los avances y compromisos a nivel internacional y lo que se hace  a nivel local”.
 
Al parecer el 2006, finalizó con mejores perspectivas para la lucha por los derechos sexuales como derechos humanos. La Declaración de Noruega es una muestra palpable de esto, lo mismo el reconocimiento a algunas ONGs con estatus consultivo en el ECOSOC –ONU y la Ley de Convivencia en México como en otros países son reconocidos logros.
 
Marcelo Ernesto Ferreira, argentino, Coordinador del Programa para América Latina y el Caribe Comisión Internacional de Derechos Humanos para Gays y Lesbianas (IGLHRC) y la peruana Violeta Barrientos, activista por los derechos de las lesbianas, analizan algunas cuestiones sobre un balance aproximado sobre derechos sexuales en la región  para Ciudadanía Sexual.
 
Ciudadanía Sexual: Entonces, mirando hacia delante, ¿cuáles son los próximos pasos a favor de los derechos sexuales y qué aspectos se estarán abordando en su país tanto desde las organizaciones como desde otros actores sociales?
 
Violeta Barrientos: Es de esperar que el siguiente paso a nivel internacional luego de la Declaración de Noruega sea una Resolución del Consejo de Derechos Humanos, para la puesta en marcha del reconocimiento de la discriminacion por orientación sexual y de un mecanismo de vigilancia, a fin de que todos los países integren a la orientación sexual en la protección a los derechos fundamentales de la persona.
 
El problema para el Perú es su actual política de distanciamiento de los estándares internacionales, cuestión ya sentida en el gobierno anterior sobre todo en materias a cargo de funcionarios católicos conservadores que prefirieron estar al margen de los consensos internacionales.
 
Desde el Perú, el CLADEM seguirá adelante con la Campaña por una Convención Latinoamericana de Derechos Sexuales y Reproductivos, la que tendría que ser mucho más promocionada entre los sectores lgbt del continente a fin de que sea también parte de la agenda del movimiento lgbt y no sólo feminista.
 
Marcelo Ernesto Ferreira: Es verdad, este ha sido un año de logros. Sin embargo existe un desfase en la region entre los avances y compromisos que los países asumen a nivel internacional y como llevan a cabo esos compromisos a nivel local.
 
En estos momentos existen algunas iniciativas a nivel regional que de llevarse adelante protegerían las preferencias sexuales y la libre identidad y expresión de género de las personas. Tal es el caso de la Convención Interamericana contra el Racismo y Todas las Formas de Intolerancia y de la Campaña por una Convención Interamericana de los Derechos Sexuales y los Derechos Reproductivos.

Aun así, los logros a nivel internacional por lo general se implementan a nivel local con reticencia, si es que alguna vez lo hacen. Tal es el caso de la Carta Andina de Promoción y Protección de los Derechos Humanos, y cómo los países firmantes asumieron esos compromisos es bastante ejemplificador. También tenemos el triste caso de la Declaracion Socio Laboral del MERCOSUR. Si bien la declaración firmada en 1998 observa la protección de la Orientación Sexual en casos de discriminación laboral, ninguno de los países firmantes tomó medida alguna todavía para implementarla.
 
Este desfase se hace aun más claro cuando los casos de discriminacion agotan sus instancias a nivel local y deben ser presentados ante instancias internacionales. En estas situaciones los gobiernos se ven obligados a afrontar la disparidad entre sus propios sistemas legislativo-judiciales y las normas del derecho internacional. Tal ha sido la situación de los casos de la Jueza Karen Atala en Chile o de Marta Álvarez en Colombia presentados ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
 
El problema básico es que la defensa de los derechos sexuales no puede abordarse desde unas pocas leyes paliativas sino que requieren una profunda reforma legal. No es casual que en los dos países de la región con ciudades que cuentan con leyes que reconocen a las parejas del mismo sexo, las normas de protección discriminatoria convivan con legislación altamente homofóbica y transfobica.
 
En manos de los y las activistas de la region está poder sacar a la luz estas contradicciones y abogar por su eliminación.
 
CS: ¿Qué aspectos permanecen aun invisibles? Por ejemplo, a pesar de reuniones importantes en el 2006, las lesbianas   no han logrado visibilizar sus agendas tanto a nivel de país, como en los planos regional y mundial ¿Es errada esta apreciación?
 
MF: ¡Por supuesto que no hay error alguno!
 
Los matices de la invisibilidad abordan innumerables aspectos relacionados con los derechos sexuales. Esto no es casual. La gran estrategia del sistema es la homogenización como herramienta de dominio.
 
Al no poder sostener la heteronormatividad se aborda la polaridad hetero-homo, y cuando esto ya no es creíble se asume lo GLTBI como un todo homogéneo cuando no lo es.  
 
Así se esfuman los diversos matices que hacen a las agendas, necesidades y realidades de las distintas preferencias sexuales o identidades de género. Y se mantienen incólumes factores como la invisibilidad, la exclusión de la ciudadanía, o la negación del propio cuerpo o deseo, que todavía afectan de distinta manera a cada persona a partir de sus elecciones de vida, así sea que se considere gay, lesbiana, bisexual, travesti, transgénero, intersex o lo que sea.
 
El otro aspecto de este tema es el que no depende del sistema general en que vivimos sino del sistema que nosotros mismos o nosotras mismas generamos como estrategia de supervivencia. ¿De qué sirve el closet de nuestra propia identidad y la elaboración de nuestras propias agendas si estas están fundadas en la invisibilizacion, la negación de la ciudadanía, la negación del cuerpo o el deseo de otros u otras? ¿En qué medida vale la pena embarcarse en la modificación de un sistema, si luego descubrimos que todos nuestros esfuerzos solo han logrado otra vuelta de tuerca del mismo sistema?
 
VB: Es posible que la agenda lésbica esté invisibilizada y al interior del movimiento se reflexiona sobre el efecto que está causando el referirse hoy en día a la "diversidad sexual" en general sin mayor alusión a las "identidades". Al hablarse de sexualidad y derechos sexuales hoy en día, se ha borrado por un momento toda referencia al género y sus inequidades. Sin embargo, el género no deja de ser un tema transversal también a la sexualidad.
 
CS: Para los activistas, hace falta recoger un listado de buenas prácticas  o de estrategias positivas que pudieran replicarse o reflexionarse. ¿Puede  elaborar/describir algunas de ellas?
 
VB: Si nos referimos a buenas prácticas de las personas objeto de los derechos mencionados, pues está la denuncia vía Internet en cadena, de cualquier violación a los derechos fundamentales de la persona lgbt.
 
MF: Aquí van algunos ejemplos:
 
Trabajar en conjunto con otros movimientos sociales (feminista, de mujeres, indígena, negro, jóvenes, niñas/os, trabajadoras sexuales, sindical, alter globalizador, personas con discapacidad, y otros) para superar los prejuicios que nos separan e integrar nuestras luchas.

Valorar, defender y proteger la  diversidad de expresiones culturales contra  toda forma de reducción generalizadora. Reconocer también que todas las culturas cambian y se modifican. Comprometerse a coadyuvar en el desmantelamiento de todas aquellas formas de opresión, explotación y regulación entre culturas y comunidades e individuos como así también a mantener una continua apertura al diálogo intercultural e interpersonal. Acompañar todo cambio cultural gestado desde el interior de las propias comunidades, que busque superar situaciones de desigualdad y opresión.

Reconocer la centralidad histórica de los Estados como agentes, tanto en la promoción de políticas públicas como en el control de su cumplimiento efectivo. Sin embargo, es importante ver que es imprescindible cuestionar la vigencia actual del estado-nación como forma hegemónica de organización social, a la luz de su relación inevitable con formas específicas de la opresión y la violencia, así como contribuir a la reflexión y la acción acerca de formas de organización social que lo trasciendan.

Reconocer, respetar y celebrar la diversidad de experiencias del cuerpo, el género y la sexualidad así como su irreductibilidad a cualquier normatividad anatómica, identitaria y/o expresiva. Reconocer la vigencia de distintas formas de exclusión, opresión y violencia desplegadas contra quienes encarnan cuerpos, sexualidades y géneros no hegemónicos y comprometerse a visibilizar y abordar críticamente las distintas jerarquías y privilegios corporales, sexuales, genéricos, identitarios y expresivos.

Renunciar a imponer formas preestablecidas de comprender las sexualidades, el placer, la identidad y la expresión de género, manteniendo, al mismo tiempo el reconocimiento a valores centrales –en particular, evitar toda forma de daños a tercero/as. Ninguna forma de expresión y vivencia de la sexualidad podrá ser impuesta como más auténtica o verdadera, más ajustada a cualesquiera principios teóricos, políticos o axiológicos, y ninguna vida particular será sometida a la vigilancia del cumplimiento de tales principios. Tener una mirada critica frente a las fronteras que limitan la múltiple expresión de los cuerpos, los géneros, las sexualidades y las identidades.

Defender el derecho de las personas a decidir libremente en todas las materias relativas a su sexualidad y a su reproducción, incluyendo las modificaciones que ellas decidan hacer (o no hacer) sobre sus cuerpos, siendo la única restricción no causar daño a otras/os. Reconocer que la decisión última sobre todas las materias relativas a la sexualidad y a la reproducción descansa en la persona individual –y no en su familia, su comunidad, el sistema médico o judicial.


Tema: Derechos reproductivos

En ausencia de apoyo estatal y entrega de información y servicios,  las mujeres continúan tomando la ley de sus cuerpos en sus propias manos”
 
Nuestra región ha vivido/vive tensiones y retrocesos en relación a la despenalización del aborto; por ejemplo, las medidas de retroceso en el Parlamento de Nicaragua. De otro lado, es mejor el panorama para la implementación de la Anticoncepción de Emergencia, y algunas organizaciones nacionales han trabajando arduamente para lograr su implementación (Perú, Ecuador), mientras en Chile, la misma presidenta Michelle Bachelet, ha trabajado la implementación de la AOE desde los 14 años de edad.
 
En esta ocasión dos brasileñas: Angela Freitas  (Comunicadora Social, Directora - Instituto Patricia Galvão) y Maria Luiza Heilborn (Antropóloga, Coordinadora del Centro Latinoamericano en Sexualidad y Derechos Humanos - CLAM);  y Susana Rance, activista e investigadora en temas de derechos sexuales y reproductivos, inglesa, residente en Bolivia, responden a Ciudadanía Sexual.                                                                                                                                                
 
Ciudadanía Sexual ¿Como analizar lo que viene aconteciendo? ¿Cómo abordar un análisis en el actual contexto y desde una perspectiva  latinoamericana en temas como el aborto.
 
María Luiza Heilborn y Angela Freitas: América Latina viene presentando muchos cambios no lineales que tocan la contracepción y el aborto. Hay señales de algunos avances y otras de nítido retroceso. En Brasil, en lo que refiere la Contracepción de Emergencia hubo avances. El Ministerio de Salud, contrariamente a presiones de la Iglesia Católica, ha aprobado una Norma Técnica – elaborada con participación de organizaciones de la sociedad civil y feministas - que regula la distribución de CE en los servicios del Sistema Único de Salud de las municipalidades brasileñas, incluso para jóvenes y adolescentes. El Consejo Federal de Medicina – que todavía presentaba resistencias a la utilización del método - acaba de aprobar una resolución reconociéndolo la CE como “no abortiva”.
 
Las escuelas públicas están también autorizadas – y obligadas – a abrir en el currículo espacio para la Educación Sexual, ofreciendo informaciones y acceso a métodos contraceptivos, en particular el condón. Por ejemplo, en Río de Janeiro recién se aprobó un proyecto para la distribución gratuita de condones en las escuelas que ya ofrecen educación sexual para sus alumnos. Todavía este aspecto genera muchas tensiones una vez que en el mismo departamento se facultó la posibilidad de enseñanza religiosa en escuelas publicas, lo que posibilita un frente de accíón contraria de la parte de los grupos religiosos.
 
Brasil cuenta con normas para servicios de aborto en los casos permitidos por ley (violación y riesgo de vida para la mujer), y programas con filosofía de atención integral para las victimas de violación que incluyen, además de la CE, la prevención del Sida y otras DST y cuidados psicológicos. Hoy existen alrededor de 100 servicios de referencia para este tipo de atención en todo el país. Sin embargo, son grandes las resistencias en lo que refiere a ofrecer la interrupción de los embarazos resultantes de violación, sea por parte de los profesionales de salud como por la de los administradores de la salud pública, bajo fuerte influencia de los sectores religiosos antiabortistas, con gran presión sobre la opinión pública. Podemos decir que no más de 50 de estos servicios realmente ofrecen la interrupción del embarazo en esos casos.
 
La influencia religiosa esta presente no solamente en las iglesias (sobretodo católicas y pentecostales), sino sobre todo en las comunidades, escuelas y, de manera muy fuerte a través de los Medios (Prensa, radio, TV, Internet). El proceso electoral del 2006 dejó clara la estrategia de la jerarquía católica utilizando los medios de comunicación - sobretodo los electrónicos -, para monitorear y combatir cualquier propuesta sobre el tema de la despenalización del aborto, junto con la eutanasia, las investigaciones con células tronco de embriones y el derecho a la unión civil entre personas del mismo sexo. De hecho, la clase política estuvo y esta bajo constante presión y en el periodo electoral estos temas fueron moneda de permutación por votos.
 
El actual Gobierno brasileño se ha comprometido con la demanda de los movimientos de mujeres por la despenalización, aprobada en la I Conferencia Nacional de Políticas para las Mujeres (2004). Creó a principios del 2005 una comisión mixta llamada Comisión Tripartita (con representantes del Gobierno, de la sociedad civil y del Poder Legislativo) presidida por la Secretaría Especial de Políticas para las Mujeres (SPM), para estudiar una propuesta de proyecto de ley. El resultado fue muy positivo: el texto despenaliza el aborto hasta las 12 semanas de embarazo en cualquier caso, y aumenta este plazo para 20 semanas en los casos de violación, riesgo de vida para la mujer y malformación fetal grave.
 
Sin embargo, ocurrieron fuertes presiones de la CNBB (Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil) sobre el gobierno Lula que atravesaba la peor fase de su actual crisis política en virtud de los escándalos de corrupción. Fragilizado, y personalmente no muy convencido de asumir públicamente una postura favorable a la despenalización, Lula cedió a esas presiones ordenando que no se encaminara el Proyecto de Ley de la Comisión Tripartita. El movimiento de mujeres reaccionó, y la SPM tuvo habilidad política para contornear la situación. En septiembre del 2005 este proyecto de ley llego a una de las comisiones de la Cámara de Diputados, por las manos de la ministras y bajo una animada audiencia de mujeres entonando el himno nacional.
 
Pero ya los antiabortistas en el Congreso estaban fuertemente organizados en un Frente Parlamentario por la Vida y contra el Aborto. La pelea fue dura y al final del 2005 no se había llegado a una decisión respecto al proyecto de ley, que fue archivado para posible apertura en la próxima legislatura.
 
Susanna Rance: Tomaré el balance no sólo desde la perspectiva de medidas políticas tomadas y esfuerzos de ONGs y redes de activistas, sino desde mis percepciones de la situación de los derechos sexuales y reproductivos en el nivel de lo cotidiano de las organizaciones y los servicios, incorporando experiencias recogidas en investigaciones e intercambios en Bolivia y otros países.

Lo que viene aconteciendo, en mi opinión, es que se va concentrando el activismo y el accionar de las ONGs que trabajan en derechos y salud sexuales y reproductivos, en ciertos temas que reciben financiamientos, en áreas muchas veces ligadas a productos farmacéuticos (misoprostol, producto dedicado a la AE, medicamentos antirretrovirales y conexos, etc.) que se promueven en procesos de mercadeo, más o menos declarados.
 
Considero que la promoción y defensa de los derechos sexuales y reproductivos va mucho más allá de productos comercializados y la búsqueda de impacto en indicadores epidemiológicos y demográficos. Veo una creciente cooptación de las organizaciones y grupos de activistas, que tienden a seguir las agendas de agencias financieras en lugar de plantear con firmeza sus propias causas y prioridades. La competencia para los fondos - por ejemplo, del Fondo Global - ha tenido un impacto en la división de grupos de activistas y sus ONGs, erosionando lazos de solidaridad.

Otra tendencia que observo es que en varios países de la región, en ausencia de avances en el apoyo estatal y entrega efectiva de información y servicios (siquiera para el aborto terapéutico cuando se permite por ley), las mujeres (jóvenes y adultas) continúan tomando la ley de sus cuerpos en sus propias manos, por ejemplo a través de la apropiación creciente del misoprostol, que evita su enfrentamiento con la ley formal, las intervenciones clínicas y las trabas gremiales del sector médico.

Esta tendencia puede ser leída como avance en el empoderamiento de las mujeres en los ámbitos del conocimiento y aplicación corporal, con una cierta autonomía del sector médico o de prestadores/as de servicios del aborto; pero también como consolidación de sistemas paralelos, tomando un desvío de la salud pública y postergando las presiones amplias por el derecho ciudadano y los derechos humanos de las mujeres en el área de la salud sexual y reproductiva integral.
 
CS: El impacto de los conservadores y de la Regla de la Mordaza (Gag Rule) del gobierno de Bush, ha sido nefasta en nuestros países. ¿Puede darnos algunos elementos de estos impactos? A pesar de los cambios en el gobierno de Estados Unidos, cree que siguen siendo una amenaza? ¿El papel de la iglesia católica se debilita o refuerza en su país?
 
SR: Más que mirar como "culpables" a las medidas tomadas por un Congreso o una iglesia, encuentro preocupante la docilidad de algunos gobiernos, organizaciones e inclusive consultores/as con mandatos del Norte, y su complicidad con prebendas financieras o "apoyos" a ciertos ministerios y proyectos, que desalientan el cuestionamiento a las políticas bajadas, en los sectores público y privado.
 
Felizmente algunos gobiernos empiezan a desmarcarse de la obediencia y dependencia de Estados Unidos, pero allí igual persisten los fundamentalismos y nociones bastante tradicionales respecto a las mujeres-madres reproductoras; y posturas de vanguardia política para nada reflejadas en el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos y equidad de géneros.

MLH y AF: El papel de la iglesia católica se fortalece enormemente. Este año habrá la visita de Hatzinger en la agenda, y los preparativos hacen conocer que serán eventos de gran impacto popular. El aborto esta incluido en la pauta temática del Sumo Pontífice en el país. Pero no solamente la iglesia católica hace presión contra los derechos sexuales y reproductivos: las iglesias neo-evangélicas han ganado mucho espacio político y mediático en el país.
 
CS: ¿Qué podemos decir sobre el desarrollo y aplicación o no de las tecnologías reproductivas? ¿Puede dar una visión de las políticas públicas al respecto en América Latina? 
 
MLH y AF: No tenemos lamentablemente una visión de conjunto de qué pasa en América Latina como un todo. Pero, en Brasil, la inclusión de la infertilidad en el plan de prioridades en investigación del Ministerio de la Salud es reciente. La idea que un documento del Ministerio de 2004 presenta es la percepción en Brasil del derecho à la salud como un principio universal; esto está entendido como derecho ‘de todos’; ‘obligación del Estado’ desde la Constitución de 1988.  Pero es más una idea general una vez que coexisten distintas lógicas que regulan la distribución de  recursos destinados á la salud.
 
Debido a los costos elevados, la atención a la demanda de acceso a tratamientos contra la infertilidad es muy desigual, revelando decisiones basadas en prejuicios de clase, género, diversidad sexual y estados conyugales y de organización de la familia.
 
La emergencia de mujeres y hombres que demandan el acceso a la concepción parece paradójica, considerándose el contexto de lucha por la anticoncepción que caracterizó las últimas décadas en Brasil. Pero es claro que las dos fases de un solo fenómeno coinciden en el valor concedido contemporáneamente al tema de la elección en el dominio reproductivo.
 
SR: Hay una creciente apropiación de tecnologías relativamente nuevas como el misoprostol, en primer lugar por las propias mujeres que buscan interrumpir
embarazos en formas menos expuestas e invasivas, evitando el enfrentamiento con los servicios y sanciones morales en la familia, comunidad y sistema policial y legal. Y en segundo lugar, por algunos centros que ya administran la tecnología como alternativa a los métodos más tradicionales de aborto.

Resulta problemática la información parcial y variable sobre las tecnologías y la confusión –especialmente entre mujeres jóvenes- entre pastillas anticonceptivas, AE y misoprostol. También hay algunos reportes de la aplicación forzada de misoprostol sin el conocimiento y/o consentimiento de la mujer.

A la larga es altamente probable que se vayan legalizando estas tecnologías, que evitan gastos para el Estado y contribuyen a bajar los indicadores de morbilidad y mortalidad materna a niveles más aceptables para las agencias donantes.

En el interim, sigue la autoadministración y socialización de las tecnologías entre las mujeres y sus redes informales, y también una comercialización (virtual y local) con fines de lucro. Es interesante la nueva evidencia de re-exportación del misoprostol a Europa por migrantes latinoamericanas (y socios con fines especulativos), que empieza a ser denunciada y sancionada inclusive en países donde el aborto es legal, porque se salta la receta y el control médico.
 
CS:.   ¿Cuáles son los nuevos o viejos desafíos para las organizaciones de mujeres y feministas que trabajan los derechos sexuales y reproductivos?
 
MLH y AF: El gran desafío es de sumar fuerzas, modernizar los métodos y sofisticar las estrategias de acción.
 
Con este propósito, se crearon en 2003 las Jornadas Brasileñas por el Derecho al Aborto Legal y Seguro (Jornadas), reuniendo organizaciones nacionales y buscando un trabajo junto con juristas, médicos/as, investigadores/as, organizaciones sindicales, de los movimientos de trabajadoras rurales etc. No es un trabajo fácil dada la magnitud geográfica del país, y la complejidad que representa juntar diferentes sectores alrededor de un interés común.
 
Otro desafío es el de marcar presencia en los medios de comunicación (prensa, radio y televisión), en que es muchísimo más fuerte la estrategia religiosa para ejercer influencia. Con este propósito y como parte de las estrategias de las Jornadas, el Instituto Patricia Galvão creo un blog que funcionó durante el proceso electoral del 2006, monitoreando las propuestas, debates y cuestiones alrededor de la salud integral y derechos reproductivos de las mujeres. Para quienes leen el portugués, sugerimos consultar la dirección siguiente: http://www.mulheresdeolho.org.br
 
De otro lado, sigue el tradicional trabajo junto al Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial, de un lado para que no haya retrocesos. Y de otro para urdir avances.
 
SR: Veo "migración" de causas y proyectos por efecto de los financiamientos, con ampliación obligada del viejo esquema de género = mujer, hacia las masculinidades y diversidades sexuales y genéricas.

Como observa irónicamente un activista con su página "Ciudadano Gay" en Internet, el VIH/Sida ha traído el "premio" de reconocimiento de estas diversidades- no basado en un compromiso con los derechos, sino para aplicar el freno epidemiológico y bajar gastos de los estados. De este modo, algunas organizaciones feministas se están sumando al trabajo en VIH/Sida porque allí están los fondos: las ideologías se van moldeando de acuerdo a la oportunidad de apoyos y los nuevos valores políticamente correctos.

Del mismo modo, hay cada vez más atención a las agendas transgéneros y transexuales. Se va deconstruyendo el sexo/género- inclusive en ámbitos académicos- con mayor fuerza por influencia de las políticas demográficas y financiamientos. Tal como lo hemos vivido con los movimientos de salud de las mujeres en la época de Cairo y Beijing, se producen alianzas estratégicas, en algunos casos temporales, entre activistas y agencias de cooperación.
 
Considero importante no perder de vista las agendas propias -simbólicas y culturales, no sólo materiales– que construyen sujetos y cuerpos, y no sólo sirven para enriquecer ciertas empresas farmacéuticas, promover la permanencia de organizaciones privadas suplantando obligaciones de los Estados, y ajustar indicadores para mayor vigencia de los gobiernos. En general, observo que se tiende a perder de vista la integralidad de los derechos humanos, fuera de avances puntuales en la promoción, comercialización y autorización de ciertas tecnologías y productos.


Tema: VIH/SIDA

“Los gobiernos deben asignar más recursos orientados a la exigencia de obtener reportes exactos”
 
A 20 años de que estallara la epidemia de SIDA se precisa un análisis de la situación. Muchos programas contra el VIH/SIDA se vienen aplicando en el mundo, algunos son exitosos, otros no tanto.
 
Pedro Chequer, Coordinador de ONUSIDA para Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay; y Richard Stern, activista e investigador residente en Costa Rica, nos proporcionan una serie de reflexiones y propuestas en la entrevista que le concedieron a Ciudadanía Sexual.
 
Ciudadanía Sexual: Hay una gran protesta por parte de grupos LGBT  pues se mantiene la invisibilización de un grupo grande que es el más vulnerable al VIH/Sida ¿Qué se está haciendo para contrarrestar esta situación?
 
Pedro Chequer: Hay segmentos poblacionales más afectados y bajo mayor riesgo de infectarse: HSH, UD, trabajadores y trabajadoras sexuales, población trans, conforman este grupo. De otro lado, está la población femenina, de un modo general manteniendo relaciones con una pareja fija y que es altamente vulnerable a la infección por las circunstancias que ya conocemos que involucra aspectos culturales, comportamentales y  sobretodo circunstancias adversas debido al comportamiento machista bastante presente en los países latinoamericanos.
 
Richard Stern: Sin duda, debido a una serie de factores, las poblaciones vulnerables tales como la de gente gay, continúan apareciendo como "invisibles" en el aspecto epidémico; esto debido a que en muchos países del Caribe y América Latina, los hombres gay no declaran su preferencia sexual a ningún trabajador de la salud. 
 
En consecuencia, las estadísticas no van a reflejar con exactitud el número de hombres gay y bisexuales VIH positivos en esas regiones.  Inclusive, la iglesia católica, la cual es dominante en la mayoría de países latinoamericanos, insiste en interferir en contra de una discusión abierta y franca sobre la homosexualidad en los colegios.  Esto interfiere con los esfuerzos de prevención.
 
La mayoría de hombres gay en algunos países no puede abiertamente aceptar tal identidad debido a una serie de razones socioculturales.  En consecuencia, ellos son los más propensos a llevar a cabo prácticas sexuales de alto riesgo en saunas, casas de masajes y otros lugares de reunión públicos.
 
Las fundaciones de apoyo no siempre se muestran dispuestas a dirigir sus esfuerzos hacia áreas en las cuales se ponen en práctica estas conductas.
 
Fondos provenientes del gobierno normalmente no están accesibles para las ONGs que deseen hacer un trabajo con gays; es así que estos organismos no gubernamentales deben depender de instituciones de donación privadas, las cuales sí muestran apertura para tratar con este tipo de población.
 
Yo siento que el significado de los esfuerzos en prevención tampoco llega a otras poblaciones, ya que una abierta y franca discusión sobre temas de prevención, tal como la que se refiere al uso del preservativo, es frecuentemente prohibida por la Iglesia, y la Iglesia ejercita una indebida influencia sobre el gobierno.
 
CS: La Sra. Debrework Zewdie, directora del Programa Mundial contra el Sida menciona que los planes contra el VIH/Sida no abordan las razones del aumento de la infecciones entre mujeres y niñas.  ¿Qué otros problemas se pueden añadir a estos que se están describiendo, y cuáles serían o son las estrategias a aplicar para su reducción y eliminación? ¿Cómo abordar esta situación de prevención en más actores como las familias, las mujeres, las niñas, los niños?
 
PCH: En los países de Sub-Sahara africano desde el inicio de la epidemia se ha observado una alta proporción de mujeres infectadas y actualmente hay más mujeres que hombres entres la población infectada. Entre los más jóvenes esta proporción supera en algunos países el 60%. Una serie de factores pueden ser tomados en cuenta, entre ellos las relaciones inter-generacionales, o sea hombres mayores teniendo relaciones sexuales con mujeres más jóvenes, violación,  sexo fuera de la relación estable por parte de los hombres sin preservativo y sexo sin protección con la pareja fija, inequidad de género, sumisión femenina a su pareja masculina por cuestiones culturales, falta de acceso a la información o a insumos de prevención, etc.  
 
La estrategia es cambiar esta realidad a través no solo de cambios culturales principalmente por intermedio del empoderamiento de la mujer a través de la educación y reducción de la desigualdad económica entre los géneros. Hoy se tiene cada vez mas claro que el combate al Sida pasa necesariamente por el combate a la pobreza e inequidad educacional. Por otro lado, hay gran expectativa en cuanto a los insumos de prevención que establezcan parámetros de autonomía a la mujer como por ejemplo los microbicidas que además de proteger contra la infección por el VIH y otras ITS podrían también presentar  funciones contraceptivas.  Como los cambios culturales solamente ocurren a largo plazo, la esperanza de cambios en la tendencia observada reposa en esos avances.  
 
La promoción de la abstinencia, a pesar de ser el método mas eficaz de anulación del riesgo, ciertamente ha sido uno de los factores de fracaso del control de la epidemia principalmente entre la población femenina, por no ser operacional. No necesitamos ir muy lejos, la abstinencia no es práctica en los segmentos que por compromiso religioso deberían practicarla y ven innecesario profundizar sobre el tema, las evidencias son por demás conocidas por la sociedad.
 
La transmisión vertical ya dispone de métodos eficaces para su control, hay avances operacionales pero se está lejos de representar la situación deseada y mucho hay que hacer para que se logre la cobertura deseada y el control definitivo del problema.  Además de eso la realidad es que el tratamiento de los niños infectados no siempre es implementado adecuadamente en la gran mayoría de los países en desarrollo, hecho que se agrava con la escasez de fórmulas infantiles apropiadas.
 
RS: Se da el caso con otras “minorías” el de las mujeres y niños, los esfuerzos orientados a la prevención son “censurados” e inadecuados. Existe sólo un interés de tipo “verbal” orientado a la importancia de llegar a estos grupos.  Otro serio problema es el fracaso que existe en brindar una adecuada medicación pediátrica.
 
Los laboratorios continúan haciendo fórmulas de medicamentos principalmente para atender afecciones de gente adulta, y lo que está disponible para los niños suele requerir la participación de los padres, niñeras o enfermeras, quienes muchas veces se ven en la necesidad de dividir las pastillas en dos, etc. con el fin de ajustarse a la dosis correcta indicada por los pediatras.  Muchos niños necesitan Kaletra*, fabricado por los Laboratorios Abbot, cuyo valor supera los US $ 2,000 de gasto al año. 
 
Los niños mueren por toda la región debido a la inadecuada atención médica, lo cual es inexcusable.  Mujeres amas de casa continúan viviendo con el mito de que ellas, por sí mismas, están “protegidas” si son monógamas en sus relaciones maritales.  Si ellas piden usar el condón, o solicitan información sobre el uso de éste, inmediatamente se ven estigmatizadas como personas promiscuas. 
 
Las mujeres también pueden estar limitadas en términos de habilidad para buscar un adecuado servicio de salud, porque deben de cuidar a los niños, lo cual limita su tiempo y su capacidad de desplazamiento. Sabemos de muchos casos en donde las mujeres sólo fueron en busca de un médico cuando llegaron a sentirse muy enfermas, y no tuvieron más alternativas; pero a tal punto, posiblemente ya fue demasiado tarde para haber sido adecuadamente atendidas.
 
CS: Las cifras sobre VIH/sida que se presentan expresan  contradicciones, el subregistro es uno de los grandes problemas existentes. ¿Cómo mejorar  esta situación? pues mientras este subsistan, no se pueden aplicar políticas públicas claras.
 
PCH: Tenemos que distinguir las cifras relacionadas a la infección por el VIH y aquellas concernientes al Sida.
 
El Sida se refiere a enfermedad manifiesta sea sub clínicamente  a través de la reducción de los niveles de defensa o una reducción mas importante que permiten las manifestaciones clínicas del VIH. Para que se conozca adecuadamente la ocurrencia de los casos hay que se establecer un sistema de vigilancia epidemiológica confiable, de cobertura adecuada y garantizar la confidencialidad de los registros, problema éste que tanto genera transgresiones  a los derechos humanos.
 
En cuanto a la infección por el VIH la magnitud del problema se debe basar en un sistema de vigilancia de la infección por el VIH. La notificación de la infección detectada  por laboratorio genera una serie de inconvenientes y siempre distorsiona la realidad. Es fundamental que los países establezcan sistemas confiables para frenar la infección y principalmente su tendencia en segmentos específicos y en la población general.
 
RS: Este es un problema serio que se extiende por toda la región.  Los gobiernos no dan prioridad a promover estudios en relación a la epidemia, y los fondos suelen frecuentemente no estar asignados por ellos para este propósito. 
 
Las agencias de cooperación internacional, como ONUSIDA o la Organización Panamericana de la Salud, también tienen inadecuadas políticas absurdamente establecidas. Ellos son requeridos para dar estimaciones de gente que está infectada para algún boletín como el de la Organización Mundial de la Salud u otros, que simplemente a último momento pretenden “suponer” como prevalencia. 
 
El estigma y la discriminación, tal como se observa en muchas familias que lo solicitan, contribuye a que los médicos no coloquen al Sida como la causa de fallecimiento en los certificados de defunción; en consecuencia, las estimaciones de mortalidad serán inexactas.  Algunas veces los seguros de vida no considerarán al Sida como una enfermedad elegible a merecer un reembolso, siendo una vez más la causa de que las familias intenten ocultar el hecho de que un ser querido haya muerto debido a este mal.
 
Los médicos en las áreas rurales y aún en áreas marginales de comunidades urbanas no están bien entrenados para identificar los síntomas del Sida y la gente es diagnosticada como si tuviera un resfrío u otra enfermedad y es enviada a casa sin habérsele tomado un test de HIV. Meses más tarde ellos pueden presentarse en un centro de salud mostrando un estadío más avanzado de Sida o simplemente, morir en sus casas, contribuyendo una vez más a la construcción de estimados imperfectos de la realidad de la epidemia. 
 
Los gobiernos deben asignar más recursos orientados a la exigencia de obtener reportes exactos, y las agencias internacionales deben tomar una más seria aproximación al aspecto de promover la capacitación de actores clave en la identificación de casos de Sida.  Las agencias deben asimismo, jugar un rol en términos de políticas vinculadas a la epidemia y el aspecto de vigilancia epidemiológica, y deberían ser públicamente mucho más pro-activos en urgir a los gobiernos a adoptar leyes y políticas orientadas a combatir el estigma y la discriminación.
 
CS: La aplicación de tratamientos como el TARGA viene teniendo algunos avances. ¿Cómo se está trabajando para asegurar un mayor impacto de los programas de Targa? Por ejemplo educación y apoyo para la adherencia a estos tratamientos? ¿Qué resultados hay hasta el momento? ¿Quiénes están produciendo estos resultados?
 
PCH: Si, hay avances pero lejos de la situación deseada. América Latina entre los países en desarrollo es la región que  presenta la mejor cobertura, en torno de 75%, aunque no uniformemente distribuido, con países con coberturas extremamente bajas o sub-regiones en determinados países con carencias importantes en el acceso.  Hay necesidad de un compromiso político que va mas allá de las intenciones formales de documentos solemnemente firmados.   El impacto positivo de la terapia es hoy reconocido y en la realidad la inversión en esos tratamientos significa a corto plazo un ahorro de recursos públicos. 
 
La utilización de genéricos también es un aspecto muchas veces no considerado por presiones de la industria farmacéutica dueña de las patentes; sin pérdida de la calidad y a precios mas bajos, los genéricos pueden optimizar los recursos y crear condiciones para la ampliación de la cobertura y permitir la disponibilidad de recursos financieros para actividades esenciales y fundamentales, como por ejemplo la adherencia al tratamiento.
 
Los esfuerzos hacia la adherencia solamente tienen mejores resultados cuando involucran el paciente, su familia y el equipo de salud. Hay estudios demostrando que el apoyo respecto al paciente por parte del equipo de salud son factores decisivos en la ampliación de los niveles de adherencia, muchas veces más que la sofisticación tecnológica de los servicios de atención.
 
CS: El apoyo financiero del Fondo Global a los países ha sido importante, ¿Conoce algunos de los impactos de este apoyo en los países de la región?
 
PCH: El Fondo Global a pesar de los problemas que aun persisten relativos a los procesos de desembolsos, ha sido importante factor de cambios hacia la cobertura universal al tratamiento y también a la prevención en la región. Por otro lado, en la gran mayoría de los casos las causas de retrasos y fallas están relacionadas  a la ineficiencia de los sistemas nacionales en la aplicación en tiempo hábil de los recursos liberados o aplicación de modo inadecuado sin observar las normas consensuadas. En muchos países hay necesidad de revisión de la legislación con vistas a la reducción de las etapas burocráticas y establecimiento de procedimientos mas transparentes  y que permitan el pleno control social.
 
No hay duda que el aporte del Fondo ha impactado positivamente en todos los países beneficiados sin excepción, aunque todavía la dependencia exclusiva de los recursos del Fondo puede generar a mediano y largo plazo problemas de sustentabilidad de las acciones  ejecutadas en el momento.
 
(*) Kaletra: Lopinavir / ritonavir, un medicamento antirretroviral de la familia de los inhibidores de la enzima proteasa.


 

Ir al Web CiudadaniaSexual.org